Ahora toca que nos presentemos nosotros, las dos personas que estamos detrás de las cámaras.

Nos llamamos Alberto y Adrián, ingenieros industriales, o eso pone en nuestros títulos universitarios. Somos amigos desde hace ya casi 10 años, cuando nos conocimos gracias a que nuestras parejas son amigas desde la infancia. Desde entonces hemos compartido nuestra pasión por la fotografía en conversaciones infinitas que llegaban a desesperar a Yoli y Leti, que ya no sabían como hacernos cambiar de tema (cuánto les debemos...), y en muchos viajes y caminatas que convertíamos en interminables con tanta parada fotográfica.

Un día, una buena amiga nos pidió si podíamos hacerles algunas fotos en su boda, aunque ellos ya tenían otro fotógrafo contratado, y accedimos, porque nos parecía un encargo divertido y emocionante... Y entonces nos picó el venenoso aguijón de descubrir que esas fotos, que nosotros disfrutábamos tanto haciendo, conseguían emocionar a las personas que queríamos. Y entonces tomamos la decisión que nos trae hasta aquí: queríamos ser fotógrafos de bodas

Han pasado ya varios años desde entonces y cada día nos sentimos más afortunados de compartir esa decisión con vosotros. Nos encanta ser testigos de vuestras bodas, realmente nos hace felices... Aunque tenemos que confesar que el mejor momento sigue siendo disfrutar con vuestra reacción cuando revivís vuestro día especial a través de nuestras fotos.

Esperamos conoceros pronto en persona, y empezar a conocer vuestra historia.

 
10348536_10204689227288485_609196330538708295_n.jpg
_MG_1826.jpg